La Ley De La Reciprocidad

Ahora que ya sabes disparar en manual, es momento de ir perfeccionando la técnica y una de las paradas obligadas es la ley de la reciprocidad.

Es un concepto muy elemental que quizás ya has pensado alguna vez en él sin darte cuenta. Ahora vamos a desarrollarlo y hablar un poco más en profundidad sobre la luz.

Cuando preparamos la exposición de una captura movemos los diales arriba y abajo para conseguir que la marca del expositómetro de la cámara marque 0. Cada movimiento del dial supone un tercio de paso y si lo movemos en dirección opuesta se contrarresta, ya sea del tiempo, del diafragma o de la ISO indistintamente. Pues es esto lo que nos dice la Ley de la reciprocidad.

El tiempo de exposición, la apertura del diafragma y la sensibilidad ISO están ligados entre ellos de manera que si tenemos una exposición correcta, la variación de uno de los tres parámetros debe ser compensada por alguno de los otros.

Vamos a explicarlo con un ejemplo.

Supongamos que estamos viendo pasar una maratón y queremos capturar a uno de los corredores. Nos ponemos manos a la obra, exponemos y nos da un valor de 1/60 y f11 con ISO 100, enfocamos (tengo pendiente hablar del enfoque, lo se) y disparamos.

La imagen ha salido bien expuesta, pero al disparar a un sesentavo (1/60s) el corredor ha salido movido. No desenfocado, el tiempo de obturación ha sido tan lento que no ha congelado el movimiento del corredor. Esta no es la fotografía que queríamos, queremos congelarlo. ¿Cómo lo hacemos?

Podemos hacerlo sin pensar, subiendo el dial del obturador hasta 500 y volver a buscar el 0 en el expositómetro, sí. Pero a estas alturas queremos ir perfeccionando el método, así que usaremos la cabeza y la ley de la reciprocidad.

La ley de la reciprocidad nos dice que si alteramos un parámetro debemos hacer lo mismo en sentido contrario con alguno de los demás para compensarlo.

En este ejemplo la velocidad de obturación la reducimos hasta 1/1000, 4 pasos de luz, 12 clicks.

Ahora deberemos compensar esos 4 pasos perdidos en el tiempo recuperándolos abriendo el diafragma y/o subiendo la ISO. Esos doce clicks se pueden aplicar en el difragma situándolo en f2.8.

Pero vamos a complicar más la situación, nuestro objetivo tiene una apertura máxima de f3.5 de manera que no podemos compensarlo sólo con el diafragma. Nos faltarían dos tercios de paso que es la diferencia entre f2.8 y f3.5.

La ley de la reciprocidad nos dice que la diferencia la hemos de compensar entre el diafragma y la ISO, no con uno de ellos, de forma que ese dos tercios que nos faltan los compensaremos con la ISO, subiéndola de 100 a 160.

Como ves es muy sencillo, cualquier variación que queramos hacer a partir del momento es que tenemos una exposición correcta para tener más o menos profundidad de campo, congelar el movimiento, captar el movimiento, reducir la ISO para obtener imágenes más nítidas deberéis compensarlo con el mismo número de pasos de luz en sentido inverso.

Si te fijas, todo tiene un mismo fin, que siempre hablamos de pasos de luz, EV’s, así cuando entremos en el mundo del flash y cuantifiquemos el contraste todo será más simple y estaremos familiarizados con ello.

Recuerda que un paso supone doblar o dividir la luz a la mitad según dejemos o reduzcamos. Así de simple.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s