Enfoque

Ya va siendo hora de hablar del enfoque. De poco sirve profundizar en la exposición y demás factores sin saber como y porqué se deben enfocar las fotografías.

Incluso nosotros necesitamos enfocar para poder ver algo de forma nítida. Lo mismo sucede con nuestra cámara, este proceso que para nosotros es algo intuitivo y no nos percatamos de como lo hacemos, pero cuando acercamos un objeto, podemos ver como al mirarlo vemos todo lo demás desenfocado. Acércate un lápiz a pocos centímetros de tus ojos y lo verás.

Con nuestra cámara el proceso suele ser automático, apretamos el disparador hasta la mitad y vemos esa luz verde encendida o redonda que deja de parpadear y podremos disparar, ¿pero sabemos lo que estamos haciendo y enfocamos a lo que deseamos? Expliquemos el proceso y como hacerlo menos automático.

Antes de empezar debemos tener en cuenta que no es lo mismo una fotografía mal enfocada que movida pese a que puedan parecerse. Una fotografía movida es aquella que ha trepidado al ser disparada, ya sea porque nos estábamos moviendo o por disparar a una velocidad muy lenta. En otro post explicaremos como evitarlo.

Debemos entender un par de conceptos respecto al enfoque. El enfoque se realiza en relación a una distancia, es decir, si enfocamos a un sujeto que se encuentra a cinco metros, todo lo que esté a esa distancia estará enfocado, pero lo demás no. Esto debe quedar muy claro, de hecho en los objetivos profesionales, al enfocar nos indica a que distancia estamos enfocando de manera que podemos hacer lo contrario, enfocar manualmente si sabemos la distancia a la que se encuentra lo que queremos capturar y tan solo encuadrar y disparar.

El segundo concepto que tenemos que tener muy claro es el de la profundidad de campo. Cuanto más cerremos el diafragma más distancia tendremos enfocada, esa distancia es mayor en la zona posterior al sujeto que en la de delante, de tal forma la distancia enfocada por detrás es el doble que delante. De esta forma, para fotografiar un paisaje, necesitaremos mucha profundidad de campo para tenerlo todo enfocado y por el contrario para un retrato, si queremos desenfocar el fondo abriremos el diafragma al máximo para reducir la profundidad de campo al mínimo.

Dependiendo del modelo de nuestra cámara tendremos el botón de enfoque en el de disparo, de forma que al apretarlo hasta la mitad, la cámara buscar el punto de enfoque que tengamos marcado y tratará de enfocar lo que haya en él. Hay cámaras con tres, once, veinte, treinta, cincuenta… dependiendo del modelo tendremos más o menos. ¿Son útiles? Sí y no. Dependiendo de que tipo de fotografía que vaya a hacer los uso o no. Cuando quiero hacer retrato sólo uso el central, enfoco y reencuadro. En cambio si estoy en un concierto si busco un punto de enfoque que se sitúe en la cara o en otro lugar que me interese sin tener que reencuadrar ya que el sujeto se está moviendo y no podría hacerlo sin arriesgarme a perder el enfoque.

En otros modelos, los más avanzados, no tenemos únicamente el botón de disparo para realizar el enfoque. Canon tiene un botón al que podemos asignarle varias funciones, una de ellas es la de realizar el enfoque, Nikon asigna un botón para ello. Al hacerlo ganamos el poder enfocar cuando queramos al margen de si vamos a disparar o no. Para reencuadrar usando el mismo botón estamos obligados a pulsar el botón de bloqueo de enfoque AF-L, separándolo no, y es mucho más práctico.

Dependiendo de la marca tenemos varios métodos de enfoque, pero podemos resumirlos en dos, enfoque con servo único (puntual) o servo continuo (continuo), el automático lo dejo de lado ya que si escapamos de los automatismos, no vamos a usarlo para el enfoque.

El enfoque con servo único (AF-S) sirve para tomas estáticas o aquellas en las que el sujeto no esté en movimiento, como comentaba al inicio, al pulsar el botón de enfoque o de disparo a la mitad, la cámara buscará en nuestro punto de enfoque y lo enfocará si puede. Una vez enfocado este no variará y no deberemos alterara la distancia respecto al sujeto, todo lo que esté a la misma distancia estará enfoco. una vez enfocado podemos recomponer si es necesario.

El enfoque continuo (AF-C) como su nombre indica es continuo, se usa para enfocar a sujetos en movimiento, una vez enfocado la cámara intenta seguir enfocándolo una y otra vez para poder hacer la fotografía con el sujeto enfocado. Hemos de tener en cuenta que aquí entran en juego varios aspectos. El método usado por la cámara, que los podemos configurar para que realice más rápido o más lentamente los enfoques, es decir que tarde más o menos entre un intento y otro, para sujetos más rápidos deberemos tenerlo al mínimo de tiempo, lógico, ¿no? También tiene mucho que ver si el objetivo es rápido o lento y en ello interviene como de costumbre el precio.

¿En que situaciones nuestra cámara no lograra enfocar? Pensemos que entre los sistemas usados por las marcas, siempre hay un elemento en común. Que es necesario un contraste entre el sujeto y el fondo, es decir, una persona vestida de blanco sobre una pared blanca será complicada de enfocar. Y por otro lado, la luz. Sin luz, la cámara no ve, de manera que la cámara no es capaz de separar sujeto de fondo y no enfocará.

Normalmente en servo único el cuerpo tiene una luz de ayuda al enfoque, al igual que los flashes de mano. Otra solución es iluminar el sujeto con una linterna.

A partir de ahora… ya no hay escusas para no enfocar correctamente nuestras fotografías.

ISO / Sensibilidad del sensor

Hasta ahora hemos visto como mediante el tiempo de la exposición y la apertura del diafragma podemos controlar la cantidad de luz que incide en el sensor. Con ambas herramientas podemos expresar velocidad, congelar el movimiento, desenfocar los fondos o sacar imágenes nítidas.

Dicho de otra forma, sabemos como conseguir la imagen que queremos y exponerla correctamente. Pero con la llegada de las cámaras digitales, hay una nueva herramienta con la que podemos trabajar para conseguir esa exposición correcta que en cada toma necesitamos.

En la fotografía analógica comprábamos carretes y al hacerlo podíamos pedir que fuera de 100, 200, 400 asa. Los que por entonces no teníamos ni idea sólo mirábamos la cantidad de fotos del carrete. Pues dependiendo de lo elevado del asa del carrete, era más sensible a la luz, es decir, era capaz de exponer con menos cantidad de luz, ideal para situaciones de poca luz y donde no se pueden hacer largas exposiciones como fotoperiodismo, conciertos, etc…

Actualmente lo tenemos mucho más fácil, el sensor es un receptor electrónico sensible a la luz que puede cambiar esa sensibilidad foto a foto y la controlamos desde la cámara, pero como ahora veremos no es tan sencillo como decir, pues lo pongo lo más sensible posible y así me ahorro cambiarlo, forzarlo tiene sus repercusiones negativas en la calidad final de la fotografía.

Si en nuestro equipo de música subimos el volumen iremos notando como a su vez también se incrementa un ruido, parecido a un refrito, que en volúmenes muy altos es realmente molesto. Pues lo mismo sucede con el sensor, si lo forzamos para que sea más sensible a la luz y sea capaz de exponer correctamente con menos luz, tenemos como resultado la aparición de ruido. En la fotografía en ruido es la pérdida de nitidez y pixeles de tonos diferentes a los que deberían ser en realidad, ensuciando la fotografía. Existen dos tipos de ruido, en este caso es el provocado por usar una ISO alta, el otro es el provocado por el calentamiento del sensor en exposiciones prolongadas.

Los valores ISO van desde 50 o 100 dependiendo del modelo a 6400, 12800… etc. En el nivel más bajo, que se denomina ISO nativa del sensor es donde el sensor mejor se comporta en cuanto a calidad, es decir, intentaremos siempre disparar a esa ISO o a la ISO más baja posible. Al igual que la velocidad y el diafragma, la ISO se incrementa en pasos de luz o en tercios de paso.

Cuanto más alto sea el valor de la ISO más ruido aparecerá. En modelos ASP-C el ruido no se hace notable hasta pasados los 1000 ISO y en modelos Full Frame asciende a aproximadamente algo más de 2000. Como vemos, de nuevo el tamaño del sensor juega un papel muy importante a la hora de soportar ISOS altas mejor que los ASP-C.

Hay situaciones en las que podemos alargar la exposición en el tiempo porque se trata de sujetos inmóviles como bodegones, paisajes… y seguiremos usando una ISO baja alargando el tiempo de exposición, pero habrá situaciones en las que necesitemos congelar al sujeto y necesitemos velocidades altas en situaciones de poca luz y nos tocará subir la ISO a valores realmente altos para evitar que  nos salgan movidas.

Llegados a este punto ya conocemos todas las herramientas para poder hacer una correcta exposición, de forma que en el siguiente artículo veremos como se hace.