El primer disparo en modo manual

Ya va siendo hora de poner en práctica lo que hemos estado aprendiendo. Sabemos como controlar la luz mediante el obturador, el diafragma y como último recurso la sensibilidad del sensor.

La cámara mide la luz reflejada de la escena que queremos capturar mediante un fotómetro que tiene incorporado. Más adelante veremos que este método no es el ideal, pero sí que funciona bien para la mayoría de situaciones y sobretodo para empezar a familiarizarnos con el modo manual.

Primero aprenderemos a usarlo y más adelante a optimizarlo.

Nuestra cámara puede interpretar la información del fotómetro de tres formas diferentes al menos. En los controles veremos un botón en forma de cuadrado con un punto en el centro rodeado de cuadrados. Nos permite elegir entre tres formas de medición.

Matricial, esta medición realiza una media de la luz de toda la escena. Ponderada central, al igual que la anterior tiene en cuenta la escena, pero da mas importancia al centro. Puntual, solo mide la información central omitiendo el resto del encuadre.

Para iniciarnos lo mejor es usar la matricial, la puntual la usaremos más adelante. En matricial la cámara intentará equilibrar las luces, siempre que el contraste no sea muy elevado, es la opción más práctica y sencilla.

Vamos a coger la cámara, la encendemos, modo manual y medición matricial. Entonces al mirar por el visor veremos la guía de la exposición que comentabamos en las entradas anteriores. Una escala que va de -3 o -2 a 3 o 2 pasando por el 0.

Esta escala nos indica en pasos (EV’s) que nos separan del 0, que nos indica que la exposición es la correcta. Si la marca se sitúa en los extremos, quire decir que la separación excede de esta escala de 2 o 3 pasos.

En este momento entran en juego el obturador, diafragma e iso. Si el indicador está por debajo de 0, tendremos que dejar pasar más luz al sensor, subiendo el tiempo de eposición, abriendo el diafragma o subiendo la ISO.

Si por el contrario está por encima de cero, deberemos reducirla con un tiempo más corto, cerrando diafragma o bajando la ISO.

Se trata sencillamente de llevar la eposición al 0.

Entre los valores vemos que hay 2 rallitas, ¿por qué dos y no más? ¿Recuerdas que digimos que las variaciones de tiempo, difragma e ISO la cámara las realizaba en tercios de paso? Cada rallita nos indica un tercio.

Cada vez que haga un click en un dial estarás moviendo el indicador una de esas rallitas, tercios de paso.

Una vez que estamos en el 0, enfocamos y diaramos, ya habrás hecho tu primer disparo en manual.

En futuras entradas depuraremos el método, esta ha sido una breve pero fácil introducción. Aprenderás los metodos semiautomáticos, muy útiles cuando no disponemos del tiempo necesario para una corrrecta exposición, la ley de la reciprocidad y la compensación de la exposición entre otras.

Ahora a disparar.

ISO / Sensibilidad del sensor

Hasta ahora hemos visto como mediante el tiempo de la exposición y la apertura del diafragma podemos controlar la cantidad de luz que incide en el sensor. Con ambas herramientas podemos expresar velocidad, congelar el movimiento, desenfocar los fondos o sacar imágenes nítidas.

Dicho de otra forma, sabemos como conseguir la imagen que queremos y exponerla correctamente. Pero con la llegada de las cámaras digitales, hay una nueva herramienta con la que podemos trabajar para conseguir esa exposición correcta que en cada toma necesitamos.

En la fotografía analógica comprábamos carretes y al hacerlo podíamos pedir que fuera de 100, 200, 400 asa. Los que por entonces no teníamos ni idea sólo mirábamos la cantidad de fotos del carrete. Pues dependiendo de lo elevado del asa del carrete, era más sensible a la luz, es decir, era capaz de exponer con menos cantidad de luz, ideal para situaciones de poca luz y donde no se pueden hacer largas exposiciones como fotoperiodismo, conciertos, etc…

Actualmente lo tenemos mucho más fácil, el sensor es un receptor electrónico sensible a la luz que puede cambiar esa sensibilidad foto a foto y la controlamos desde la cámara, pero como ahora veremos no es tan sencillo como decir, pues lo pongo lo más sensible posible y así me ahorro cambiarlo, forzarlo tiene sus repercusiones negativas en la calidad final de la fotografía.

Si en nuestro equipo de música subimos el volumen iremos notando como a su vez también se incrementa un ruido, parecido a un refrito, que en volúmenes muy altos es realmente molesto. Pues lo mismo sucede con el sensor, si lo forzamos para que sea más sensible a la luz y sea capaz de exponer correctamente con menos luz, tenemos como resultado la aparición de ruido. En la fotografía en ruido es la pérdida de nitidez y pixeles de tonos diferentes a los que deberían ser en realidad, ensuciando la fotografía. Existen dos tipos de ruido, en este caso es el provocado por usar una ISO alta, el otro es el provocado por el calentamiento del sensor en exposiciones prolongadas.

Los valores ISO van desde 50 o 100 dependiendo del modelo a 6400, 12800… etc. En el nivel más bajo, que se denomina ISO nativa del sensor es donde el sensor mejor se comporta en cuanto a calidad, es decir, intentaremos siempre disparar a esa ISO o a la ISO más baja posible. Al igual que la velocidad y el diafragma, la ISO se incrementa en pasos de luz o en tercios de paso.

Cuanto más alto sea el valor de la ISO más ruido aparecerá. En modelos ASP-C el ruido no se hace notable hasta pasados los 1000 ISO y en modelos Full Frame asciende a aproximadamente algo más de 2000. Como vemos, de nuevo el tamaño del sensor juega un papel muy importante a la hora de soportar ISOS altas mejor que los ASP-C.

Hay situaciones en las que podemos alargar la exposición en el tiempo porque se trata de sujetos inmóviles como bodegones, paisajes… y seguiremos usando una ISO baja alargando el tiempo de exposición, pero habrá situaciones en las que necesitemos congelar al sujeto y necesitemos velocidades altas en situaciones de poca luz y nos tocará subir la ISO a valores realmente altos para evitar que  nos salgan movidas.

Llegados a este punto ya conocemos todas las herramientas para poder hacer una correcta exposición, de forma que en el siguiente artículo veremos como se hace.

Diafragma / Apertura

Seguimos entendiendo como se llena nuestro vaso de agua, el sensor. Si con la velocidad controlábamos el tiempo que mantenemos abierta la entada de luz, con el diafragma podemos reducir o aumentar la cantidad de luz, es decir, el caudal del agua que caía en el vaso.

El grifo es el diafragma, podemos hacer que entre una gran cantidad de luz abriéndolo o muy poca cerrándolo.

El diafragma se encuentra en el objetivo, no en el cuerpo de la cámara. Está formada por unas láminas que cierran el paso de la luz.

Al igual que la velocidad, el paso de luz también se controla en pasos de luz. Es la unidad en la se mide todo, flash, iso… así que debemos empezar a acostumbrarnos. Cada paso supone doblar o disminuir a la mitad la luz.

En el diafragma junto con el obturador son las dos principales formas de controlar la luz que nos entra en el sensor.

Así como el obturador puede afectar a la imagen la apertura o cierre del diafragma también tiene su repercusión en la toma. Concretamente afecta a lo que se denomina profundidad de campo.

Aquí abordaremos parcialmente uno de los aspectos básicos de una fotografía, el enfoque. Es decir que una imagen sea nítida.

Al hacer una fotografía debemos enfocar al sujeto principal. Si se trata de un retrato y la cara del sujeto no está nítida, la fotografía resultante será un fiasco. Pues el diafragma afecta al enfoque dependiendo su apertura.

Concretamente afecta a la cantidad espacio que aparece enfocado. A ello se le denomina profundidad de campo. Exactamente es la distancia respecto al punto de enfoque en la que la toma sigue enfocada. Sabemos además que la distancia posterior al punto de enfoque es el doble que la delantera.

Es decir, que si para una apertura por ejemplo de f4 tenemos una profundidad de campo de 6 metros, si tomamos como referencia el sujeto enfocado, por delante tendremos 2 metro con enfoque y por detrás el doble, 4 metros.

Debes estar pensando, que vale, pero no acabo de pillar la relación con el diafragma, pues ahí va. Cuanto más cerrado, más profundidad de campo obtendremos y por el contrario, cuanto más abierto menos.

Si queremos desenfocar el fondo en un retrato abriremos el diafragma. Si por el contrario lo que queremos es retratar a toda la familia en la boda de nuestra prima, pues cerraremos diafragma.

Pero recordar que al cerrar diafragma estáis quitando luz al sensor de forma considerable de manera que habrá que jugar con la velocidad para obtener una buena exposición.

Un detalle que  veces se tiene poco en cuenta. La profundidad de campo no solo viene dada por la apertura del diafragma. La distancia focal del objetivo es tanto o más importante. Un tele a una gran apertura desenfocará mucho más que un angular.

¿Cómo se controla el diafragma con la cámara? A través del dial secundario o mediante el dial principal pulsando a la vez algún botón. Si sólo tenéis un dial deberéis mirar el manual de la cámara. En la pantalla de la cámara tendréis un valor al lado de la velocidad que va acompañado de una F. Esa es la apretura del diafragma.

No todo iba a ser fácil, el valor de la apertura del diafragma viene dado por una fórmula física, no es un valor arbitrario, de manera que las aperturas más grandes son los valores F más pequeños u por el contrario, un valor F alto es un diafragma más cerrado. Y para acabarlo de liar no es una numeración secuencial.

En pasos los diafragmas tienen los siguientes valores: F1.4 – F2 – F2.8 – F4 – F5.6 – F8 – F11 – F16 – F22
Si os fijáis, en pasos enteros, el siguiente valor del diafragma es el doble que el anterior. Las cámaras actuales lo regulan en tercios de paso.

Cuando miremos un objetivo veremos que no todos tienen los mismos valores máximos y mínimos de apertura, de hecho uno de los factores a tener muy en cuenta cuando compramos un objetivo nuevo es el valor de apertura máximo, siendo más caros los de aperturas mayores.

Ahora que sabemos como regular la luz que incide en el sensor mediante la velocidad y el diafragma, sólo nos falta el tercer factor en juego, la sensibilidad ISO o lo que es lo mismo, cuanto forzamos al sensor para que sea más sensible a la luz.

Velocidad de disparo / Obturador

En esta entrada vamos a abordar uno de los tres elementos que intervienen en la entrada de luz al sensor y que nos servimos de ellos para conseguir una exposición correcta de nuestras fotografías.

Para poder entender como funciona la toma de la fotografía podemos compararlo con una acción tan habitual como es llenar un baso de agua.

Lo podemos llenar de varias formas, desde abrir el grifo al máximo y llenarlo en un instante hasta dejar que gotee lentamente y llenarlo en unas horas. Tenemos dos variables, cantidad de caudal y tiempo en juego.

Lo mismo sucede con la cámara y nuestro sensor. Necesitamos una cantidad de luz y un tiempo relativo a esa cantidad.

En este símil el obturador sería el que controla el tiempo en el que la luz incide en el sensor. Lo forman dos cortinillas que mantienen el sensor a oscuras que se abren al apretar el disparador el tiempo que le hayamos indicado con el dial de nuestra cámara. En el caso de Nikon, si no se han invertido los controles es el primer dial, el que tenemos en la parte más cercana a nosotros y que movemos con el pulgar.

En el visor de nuestra réflex y en la pantalla de información veremos dos valores que en tamaño superan al resto de información que nos ofrece. Un valor lleva la letra F, de este nos ocuparemos al hablar del diafragma. Nos interesa el otro valor. Este nos indica la velocidad de disparo, podemos comprobar como al girar el dial aumenta o disminuye. Es un valor que va cambiando dependiendo de la cantidad. Si son valores enteros, hablamos de segundos y llevarán, normalmente el símbolo ” que indica que se refiere a segundos, por ejemplo 2″, indicaría que la exposición durará 2 segundos. Si el valor va acompañado del símbolo “, estaremos por debajo de 1 segundo.

En la mayoría de situaciones dispararemos a velocidades muy altas, por debajo de un segundo. Si vamos bajando y desaparece el indicador de segundos, las cantidades equivalen a fracciones de segundo, es decir, 1/x, siendo x la cantidad que indique en ese momento. 2 equivaldría a 1/2 que sería medio segundo.

Según el modelo de cámara podremos bajar a velocidades de 1/8000 y en el otro extremo de hasta 30”.

Dependiendo de como tengamos configurada nuestra cámara el dial se moverá en pasos enteros, doblando o reduciendo a la mitad el tiempo, es decir, doblando o reduciendo a la mitad la cantidad de luz de la toma o en tercios de paso, un tercio de la cantidad de tiempo / luz.

Velocidades en pasos: 30″ – 15″ – 8″ – 4″ – 2″ – 1″ – 1/2 – 1/4 – 1/8 – 1/15 – 1/30 – 1/60 – 1/125 – 1/250 – 1/500 – 1/1000 – 1/2000 – 1/4000 – 1/8000

Entre cada paso y su predecesor hay el doble de luz y respecto a su antecesor la mitad.

Ahora que ya sabemos como controlar la tiempo que dejamos entrar la luz al sensor debemos preguntarnos, en que afecta a la fotografía usar una velocidad más alta o más baja. Muy sencillo. A velocidad más rápida, congelaremos más el movimiento. Con una velocidad de 1/4000 podemos congelar una gota cayendo de un grifo. Como veis los grifos y la fotografía siempre van de la mano… bromas a parte, a más velocidad más capacidad de congelar el movimiento, como en carreras de coche, deporte, fauna, niños, mascotas… etc. Y al contrario, si usamos velocidades altas, al permitir entrar más tiempo la luz reflejada de los objetos, tendremos imágenes movidas en la que habremos captado el movimiento mediante estelas.

Cuando hagamos una fotografía debemos preguntarnos que queremos conseguir. ¿Congelar a alguien? velocidades altas por encima de 1/125. ¿Queremos captar el movimiento de un tren que pasa por la estación? Pues 1/60 por ejemplo.

Excepciones a la afirmación anterior. Estamos en el monte en un amanecer y aún no ha salido el sol, apenas hay luz, deberemos optar por un tiempo muy elevado, de 15, 30 o más segundos para poder llegar a una exposición correcta y que no nos quede la imagen oscura. Como las rocas del paisaje no se van a mover, no aparecerán movidas.

Por último, no debemos olvidar un importantísimo detalle. No somos hombres de hielo, nuestros músculos se mueven, respiramos, nuestros cuerpo pese a estar parados está en constante movimiento y este falso pulso hace que nuestras tomas con tiempos lentos salgan movidas, se le llama trepidación. Existe una vieja regla muy inexacta que nos dice que debemos disparar a una velocidad no superior a la equivalente a la distancia focal de nuestra lente, es decir si uso un 50mm no dispararé más lento de 1/50, si uso un 200mm a menos de 1/200. Eso nos podía ayudar en las cámaras de menos de unos 16 megapixels, ahora con los sensores con más definición, hace que se trepide a velocidades más rápidas, de modo que si una imagen os sale movida, intentar hacerla a más velocidad para tener menos trepidación y si es algo estático, objeto, bodegón o paisaje, usad trípode, sacos de arena, apoyar la cámara en el suelo, un banco.. etc.

En la próxima entrada hablaremos del diafragma, que regula la cantidad de agua que entra en el vaso, es decir, cuanto abrimos el grifo.

Empezando a entender como usar el modo M

Una cosa que siempre me ha disgustado de cómo empezar a aprender el uso de una cámara de fotos es, el como funciona. Es decir, nos metemos a aprender que es el obturador, diafragma, iso y a menudo se nos escapa que son conceptos que se escapan a la comprensión inicial de quien está a la escucha. Le he dado alguna que otra vuelta de tuerca a ver si conseguía algo, pero cuando se usa ese esquema es por algo. Y es que es lógico que se tengan que enseñar las herramientas antes de entender del todo como interactuan.

En estos primeros conceptos intentaré exponer lo que significa disparar en manual y como tenemos que hacerlo para luego en posteriores entradas ir detallando los pasos. Espero que sea de utilidad este enfoque.

La cámara en los modos automáticos y escenas preestablecidas hacen los pasos que vamos a seguir de forma programada. Esta forma no es ideal, tiene sus errores, en muchas ocasiones decimos al realizar una toma que no es lo que queríamos obtener. Para ello hemos de entender como funciona nuestra cámara y como usar sus herramientas.

Hemos de tener claro que una cámara sólo capta la luz, no es un artilugio mágico que crea imágenes a partir de la nada. Capta la luz que entra por el objetivo y que atrapa con el sensor. De manera que dependiendo de la cantidad que entre, tendremos un resultado u otro.

Como norma, para hacer una toma correctamente necesitaremos una cantidad en concreto de luz, a la que denominaremos exposición correcta.
Si nos hemos quedado cortos, estará subexpuesta, oscura y si nos hemos excedido, sobreexpuesta o quemada, es decir,  blanca.

Pero no hay que asustarse, la cámara nos brinda una herramienta muy útil para indicarnos si vamos por buen camino. El expositómetro. Más adelante hablaremos con más detalle sobre él, de momento hemos de saber que el expositómetro nos indica mediante una escala de -3 a 3 los pasos de luz que tenemos actualmente en relación a la exposición correcta. Este dato suele estar en la parte inferior del visor.

¿Un paso de luz? Llamamos subir o bajar un paso de luz doblar o reducir a la mitad la cantidad de luz que dejamos pasar. Es la medida que usaremos para cuantificar la luz. No hablaremos de cantidades de luz sino cantidades relativas a la exposición correcta. Por ejemplo, nos ha salido subexpuesta porque estamos dos pasos por debajo de la exposición correcta.

Cuando regulemos la Iso, el obturador o el diafragma lo haremos en pasos o tercios de paso, que es como lo hacen las cámaras modernas. Y de ese modo podremos ir controlando la luz que recibe el sensor y llegar a conseguir la imágen correctamente.

Dicho esto, deberemos controlar la luz que incide en el sensor hasta que nuestro expositómetro nos indique cero para tener una exposición correcta.

Más adelante veremos que eso no es estrictamente cierto y aprenderemos a mejorar esa exposición con la ayuda de diferentes formas de medir la luz y con la ayuda del histograma, pero primero aprendamos que es la Iso, obturador y diafragma.

De ellos no solo depende la cantidad de luz que entre, sino que además definen el tipo de fotografía que obtendremos, congelada, movida, enfocando o no los fondos, etc…

Reflex, consumo / principiantes vs profesional

Una de las cosas que me llevaron a escribir esta serie de artículos fue la lectura de la enesima entrada de un “famoso” blog de fotografía, en los que no decían nada. Y el que me colmó mi paciencia fue uno sobre este tema, diferencas entre las dos gamas en las que los fabricantes suelen separar sus cámaras, el aficionado y el profesional.

Me disculpareis si nombro más modelos de Nikon que de Canon u otras marcas. Sencillamente porqué es la marca que tengo y controlo. Olvidémonos de marcas, hoy en día el nivel es igual de alto.

Hay que empezar matizando ambos térmimos. ¿En que se basan para usar esos térmimos? Sencillo, unas tienen un precio que ronda entre los 400 y 1500 euros, aproximadamente y la gama pro no suele bajar de los 2000. Se supone que alguien que va a hacer un uso eventual de su equipo no hará una inversión desmesurada. Se supone… claro que hay excepciones, pero en la mayoría de los casos es así.

Según el artículo desencadenante, las diferencias se pueden resumir en cuatro, precio, peso, canidad de disparos por segundo y megapixels. Curiosamente la D4 de Nikon (buque insignia de Nikon) tiene 16mpx… eso para empezar.

Las generalidades nunca son buenas. Cada cámara tiene un tipo de público a cubrir que requiere unas especificaciones concretas.

Un ususario esporádico y que accede a las reflex de forma impulsiva y sin ganas de profunizar, acostumbrará a acabar en un modelo básico y económico que cumplirá sus espectativas, tener una buena cámara porqué es grande y puede cambiar las ópticas. Ese primer modelo cumple ese mercado.

Al margen de este grupo… debemos partir de una premisa incuestionable. La fotografía la hace quien está detrás del equipo. Aún no existe el modo “fotón” y alguién bueno sacará partido a una cámara sencilla y no al contrario.

Cámaras de Consumo / Principiantes

Nikon D3300

Nikon D3300

Las he llamado así porqué es el nombre con que las definen los dos grandes Nikon y Canon respectivamente.

La gran mayoría de los que se inician en la fotografía con cámaras réflex se quedarán en este grupo, otro motivo para denominarlas de consumo.

Las clasifican por el tamaño del sensor, ¿significa eso que un profesional no use una cámara de este grupo? En absoluto, tienen sus ventajas. Son cámaras APS-C, es decir con un sensor más reducido que el equivalente a la película de 35mm, al que denominaremos Full Frame. Eso nos lleva a una de las grandes ventajas de este grupo, el precio. El sensor hoy en día sigue siendo uno de los elementos más caros de la cámara de modo que estos sensores más reducidos hacen que sean muy accesibles económicamente. Hoy en día no se puede hablar de que el precio de un primer modelo réflex sea inalcanzable, encontramos modelos a partir de los 400€.

Canon 1200D

Canon 1200D

Hay otra ventaja al tener un sensor más reducido. Tienen un factor de conversión óptico que ronda el 1.5x. Traduciendo, para saber el alcance de una óptica en una cámara APS-C debemos multiplicar su distancia focal por 1.5, así un 50mm equivaldría a un 75mm. De modo que si lo que queremos es tener un teleobjetivo, con un 200mm tendríamos un 350mm a un precio mucho más asequible.

Los tiempos evolucionan y atrás quedan los primeros modelos que no pasaban de 3200 de iso… ahora la D3300 ronda los 500€ y ya permite niveles de 12600, una barbaridad. Pero esos altos niveles chocan de frente con el tamaño del sensor. Pensemos que la calidad lo da el tamaño del sensor, al ser un APS-C soporta peor el ruido que un Full Frame, es decir te permite más sensibilidad, pero a costa de una mayor cantidad de ruido.

En cuanto a las ópticas pueden montar objetivos más económicos enfocados únicamente a este sensor. Pero también esta ventaja tiene su inconveniente. Suelen ser ópticas más sencillas y de calidad más regular. A medida que nos metemos en el mundo de la fotografía nos iremos dando cuenta que la óptica es lo más relevante a parte de nuestras manos. Una buena óptica, precisa y rápida no tiene nada que ver con un modelo sencillo. Pero el precio tampoco lo es. Las ópticas para Full Frame también se pueden usar en estos modelos, de hecho solo usaremos la parte central de ella, que es la que más calidad de imagen aporta.

También hay otros detalles a tener en cuenta, pesan menos, son más reducidas, si no quieres llevar un gran equipo, son ideales, caben en mochilas muy pequeñas.

Estos modelos suelen venir en kits con ópticas incluidas. Es habitual el 18-55 con o sin el 50-200. Objetivos muy simples pero que te permiten iniciarte sin un gran desembolso inicial.

Nikon D7200

Nikon D7200

Dentro de esta gama nos encontramos con modelos avanzados como en el caso de Nikon la serie 7000, que ahora va por la D7200. Cámaras con prestaciones del grupo de profesionales pero con un sensor APS-C. ¿Cuales son estas prestaciones adicionales? Detalles muy apreciados como menus bastante más detallados, no visuales como los primeros modelos, más botones directos para no tener que acceder a menús y la pérdida de tiempo que eso conlleva, botones configurables, más puntos de enfoque, más de un slot para tarjetas de memoria y más disparos por segundo.

Como veis no hablo de megapixels. No es una característica de uno u otro grupo. Cierto es que se tiene actualmente a subir su número como si fuera algo muy positivo pero creo personalmente que es un poco erróneo. Permite grandes recortes, sí, pero conlleva otros problemas. Se tiene que disparar a velocidades más altas para evitar que nuestro pulso afecte en las tomas, la trepidación, o la difracción que tienen estos sensores, provocando que a altos valores de diafragma tengan pérdidas de nitidez. Como ejemplo, la D4 de Nikon solo tiene 17 megapixels. Canon ha anunciado un modelo con más de 50 y Nikon tiene la D810 con 36… imaginar que ordenador se necesita para procesarlas.

Cámaras Profesionales

Aquí encontramos cámaras de altas prestaciones, en su mayoría son sensores Full Frame o sensores más reducidos pero con más disparos por segundo destinadas a cubrir el campo de la fotografía de acción en campos como el periodismo deportivo que requiere de ópticas con un gran teleobjetivo y gran cantidad de disparos.

Otro detalle que caracteriza a este grupo de cámaras es que están testeadas para más disparos, algunos modelos aseguran 200.000 disparos frente a los 100.000 de algunas de consumo.

Canon 5Ds

Canon 5Ds

Como comentaba son cámaras que principalmente llevan un sensor de formato completo (Full Frame) de modo que el precio no suele bajar de los 2000€. En este caso ya no hay factor de multiplicación de las ópticas, la distancia focal es la real, obteniendo imágenes más angulares que con las APS-C. Por contra si se busca un gran alcance, se necesitarán objetivos más caros y pesados.

Para los cuerpos Full Frame necesariamente deberemos usar objetivos de formato completo, de lo contrario estaríamos usando sólo una parte del sensor. Aquí encontraremos más oferta de objetivos de diferentes calidades, stándard y de calidad profesional, de nuevo este calificativo engloba a aquellas lentes de mayor definición y mejor acabado. También mayor precio.

La sensibilidad de estos sensores suele ser mayor, pero la gran diferencia es que soportan mucho mejor el ruido por alta iso que los sensores menores y no sensiblemente, la diferencia es realmente grande. Si como en mi caso te mueves en situaciones de poca luz, un sensor Full Frame es otro mundo.

Nikon D4s

Nikon D4s

Entre esas altas prestaciones tenemos el mayor rango dinámico, es decir, que pueden registrar más cantidad de tonos para decirlo de una manera simple aunque poco rigurosa. El visor suele mostrar el 100% de la toma, no como ocurre en otros modelos que solo visualiza alrededor de un 90%, tienen más detalle, más bits en la captura, un procesador más potente, las funciones principales de la cámara están accesibles mediante botones para poder cambiarlas sin quitar el ojo del visor. Tienen una segunda pantalla situada en la parte superior en la que indica la configuración actual, baterías más longevas, botón de enfoque separado del de disparo, cuerpos sellados, construcción de magnesio, etc.

Algunos de los modelos más avanzados incorporan el grip en la estructura, de forma que se puede sujetar el cuerpo en posición vertical sin tener que forzar la muñeca, recordemos que estos modelos son sustancialmente más pesados. En el grip llevan otros diales y botón de enfoque y disparo adicionales para esta función.

¿Una buena fotografía depende del equipo? No. ¿El equipo ayuda? Indiscutiblemente. Pero no hemos de obsesionarnos, no debemos hacer un gasto desmesurado. De nuevo hay que tirar de sentido común, de nada sirve gastarse 3000€ en el cuerpo para escatimar en una óptica mediocre para hacer fotos en la fiesta de cumpleaños de la abuela. Usemos la cabeza para hacernos con un conjunto de cuerpo y óticas que se amolde a nuestras necesidades.

¿Qué cámara necesito?

Al margen del tipo de cámara que necesitemos, cuando nos panteamos esta prgunta y vamos a la tienda, ya no digamos vía internet, nos quedamos mirando precios y modelos y sino vamos con una idea concreto soleos estar tentados a pensar que por algo el modelo superior es más caro y queremos alcanzarlo sin preguntarnos si es el que se adapta a lo que necesitamos. Ya puestos en el caso de Nikon, vayamos a por la D4 y dejémonos de seguir escribiendo.

Para aquellos que no necessiten nada más que una simple fotografía de recuerdo puntual, no hay necesidad de complicarse la vida, el móvil es la solución. Todos tenemos uno, con más o menos megapixels, pero nos hace la foto y la comparte, ¿para qué complicarse más?

Pero que las campañas publicitarias no os enganyen, el megapixel no es como los cavallos del coche que cuantos más mejor. Los megapixeles son la cantidad de pixels que va a tener la imagen captada. A más pixels más grande será la impresión que puedas hacer. Si quieres hacer un poster… vale.

¿Pero te has preguntado de donde salen esos pixels? Del sensor, el equivalente a la pelicula química. De modo que partimos el sensor en miles de pixels, cada vez con más, pero… el movil es pequeño, cada vez más estrechos… el sensor de un teléfono es muy reducido, no es posible meter un gran sensor. Jamás un móvil será una gran cámara, eso que nos quede claro.

Como apuntaba, el sensor es lo que realmente nos va a tener que importar para que nuestra cámara suba de nivel y de precio. Desde la compacta más barata con un sensor pequeño hasta las cámaras de medio formato con sus grandes respaldos digitales tenemos un amplio abanico por el que movernos y que intentaré resumir brevemente.

Cámaras compactas

Son ideales para los que quieran tener recuerdos de familia o viajes sin complicarse la vida. Sacar la foto y luego hacerse un álbum o sencillamente guardarlas en un disco duro. Funcionan en modo automático, aunque algunas tengan también un modo manual.

Son pequeñas, no pesan y caben en cualquier bolsillo. Su sensor es pequeño, pero superior al de móviles y tablets.

Cámaras Bridge

En castellano bridge significa puente. Este tipo de cámaras tienen lentes mejores lentes que las compactas, con un zoom más elevado y un sensor ligeramente mayor. Normalmente ya tienen modo manual, pero siguen estando pensadas para un usuario eventual y que dispare en automático. El tamaño de la cámara sigue siendo pequeño.

Cámaras Reflex APS-C

Como apuntaba al hablar de los sensores, el tamaño del sensor afecta directamente al precio final de la cámara. Al pasar de la fotografía quimica a la digital, los sensores equivalentes a los 35mm de las peliculas resultaban muy caros y los fabricantes desarrollaron sensores menores para hacer más asequibles las cámaras al fotógrafo aficionado. Estas son las reflex aps-c. Cámaras de objetivos intercambiables, con el pentaprisma que caracteriza a las cámaras reflex, pero con un sensor más pequeño pero que nos da mucha más calidad que las compactas. Son las llamadas reflex no profesionales. Mal llamadas porque al tener un sensor algo más pequeño generan un factor de multiplicación en las ópticas de 1,5x, es decir, un objetivo de 200mm en estas cámaras equivalen a un 350mm.

Cámaras Reflex Full Frame

Son las cámaras cuyo sensor equivale a la película de 35mm. El precio de estas cámaras no baja de 2000€, de ahí que se denominen profesionales. Estas cámaras suelen soportar isos mucho más altas que las aps-c por el tamaño de su sensor y tienen un mayor rango dinámico. También en consecuencia tienen un mayor tamaño y peso.

Cámaras Mirrorless

Este tipo de cámara están muy de moda actualmente. Tienen el mismo sistema que las reflex pero sin el pentaprisma del visor, es decir no ves lo que el objetivo. Han abierto el debate sobre el futuro de la fotografia, reflex vs mirrorless. De tamaño menor y altas prestaciones son ideales para situaciones en las que una reflex llama demasiado la atención, como el fotografía callejera, viajes, social.

Formato Medio

Son cámaras muy pesadas pero con un rendimiento muy alto en especial su rango dinámico, al igual que su precio. Se usan para fotografía de paisaje y estudio. Su peso las hace complicadas de transportar para otros usos.

Para elegir nuestra cámara no tenemos que dejarnos llevar por los ojos, no necesitamos una full frame para iniciarnos en la fotografía ni una reflex si no vamos a disparar en manual.

Tampoco el término profesional o amateur nos debe despistar. Lo más relevante es quien está detrás de la cámara. Sin experiencia una full frame no nos dará resultados excesivamente diferentes que una aps-c. Comprar una cámara que sobrepase nuestro uso acabará con la compra de una segunda cámara relegando a la primera a algún estante olvidado de nuestra casa y el correspondiente gasto extra.