Velocidad de disparo / Obturador

En esta entrada vamos a abordar uno de los tres elementos que intervienen en la entrada de luz al sensor y que nos servimos de ellos para conseguir una exposición correcta de nuestras fotografías.

Para poder entender como funciona la toma de la fotografía podemos compararlo con una acción tan habitual como es llenar un baso de agua.

Lo podemos llenar de varias formas, desde abrir el grifo al máximo y llenarlo en un instante hasta dejar que gotee lentamente y llenarlo en unas horas. Tenemos dos variables, cantidad de caudal y tiempo en juego.

Lo mismo sucede con la cámara y nuestro sensor. Necesitamos una cantidad de luz y un tiempo relativo a esa cantidad.

En este símil el obturador sería el que controla el tiempo en el que la luz incide en el sensor. Lo forman dos cortinillas que mantienen el sensor a oscuras que se abren al apretar el disparador el tiempo que le hayamos indicado con el dial de nuestra cámara. En el caso de Nikon, si no se han invertido los controles es el primer dial, el que tenemos en la parte más cercana a nosotros y que movemos con el pulgar.

En el visor de nuestra réflex y en la pantalla de información veremos dos valores que en tamaño superan al resto de información que nos ofrece. Un valor lleva la letra F, de este nos ocuparemos al hablar del diafragma. Nos interesa el otro valor. Este nos indica la velocidad de disparo, podemos comprobar como al girar el dial aumenta o disminuye. Es un valor que va cambiando dependiendo de la cantidad. Si son valores enteros, hablamos de segundos y llevarán, normalmente el símbolo ” que indica que se refiere a segundos, por ejemplo 2″, indicaría que la exposición durará 2 segundos. Si el valor va acompañado del símbolo “, estaremos por debajo de 1 segundo.

En la mayoría de situaciones dispararemos a velocidades muy altas, por debajo de un segundo. Si vamos bajando y desaparece el indicador de segundos, las cantidades equivalen a fracciones de segundo, es decir, 1/x, siendo x la cantidad que indique en ese momento. 2 equivaldría a 1/2 que sería medio segundo.

Según el modelo de cámara podremos bajar a velocidades de 1/8000 y en el otro extremo de hasta 30”.

Dependiendo de como tengamos configurada nuestra cámara el dial se moverá en pasos enteros, doblando o reduciendo a la mitad el tiempo, es decir, doblando o reduciendo a la mitad la cantidad de luz de la toma o en tercios de paso, un tercio de la cantidad de tiempo / luz.

Velocidades en pasos: 30″ – 15″ – 8″ – 4″ – 2″ – 1″ – 1/2 – 1/4 – 1/8 – 1/15 – 1/30 – 1/60 – 1/125 – 1/250 – 1/500 – 1/1000 – 1/2000 – 1/4000 – 1/8000

Entre cada paso y su predecesor hay el doble de luz y respecto a su antecesor la mitad.

Ahora que ya sabemos como controlar la tiempo que dejamos entrar la luz al sensor debemos preguntarnos, en que afecta a la fotografía usar una velocidad más alta o más baja. Muy sencillo. A velocidad más rápida, congelaremos más el movimiento. Con una velocidad de 1/4000 podemos congelar una gota cayendo de un grifo. Como veis los grifos y la fotografía siempre van de la mano… bromas a parte, a más velocidad más capacidad de congelar el movimiento, como en carreras de coche, deporte, fauna, niños, mascotas… etc. Y al contrario, si usamos velocidades altas, al permitir entrar más tiempo la luz reflejada de los objetos, tendremos imágenes movidas en la que habremos captado el movimiento mediante estelas.

Cuando hagamos una fotografía debemos preguntarnos que queremos conseguir. ¿Congelar a alguien? velocidades altas por encima de 1/125. ¿Queremos captar el movimiento de un tren que pasa por la estación? Pues 1/60 por ejemplo.

Excepciones a la afirmación anterior. Estamos en el monte en un amanecer y aún no ha salido el sol, apenas hay luz, deberemos optar por un tiempo muy elevado, de 15, 30 o más segundos para poder llegar a una exposición correcta y que no nos quede la imagen oscura. Como las rocas del paisaje no se van a mover, no aparecerán movidas.

Por último, no debemos olvidar un importantísimo detalle. No somos hombres de hielo, nuestros músculos se mueven, respiramos, nuestros cuerpo pese a estar parados está en constante movimiento y este falso pulso hace que nuestras tomas con tiempos lentos salgan movidas, se le llama trepidación. Existe una vieja regla muy inexacta que nos dice que debemos disparar a una velocidad no superior a la equivalente a la distancia focal de nuestra lente, es decir si uso un 50mm no dispararé más lento de 1/50, si uso un 200mm a menos de 1/200. Eso nos podía ayudar en las cámaras de menos de unos 16 megapixels, ahora con los sensores con más definición, hace que se trepide a velocidades más rápidas, de modo que si una imagen os sale movida, intentar hacerla a más velocidad para tener menos trepidación y si es algo estático, objeto, bodegón o paisaje, usad trípode, sacos de arena, apoyar la cámara en el suelo, un banco.. etc.

En la próxima entrada hablaremos del diafragma, que regula la cantidad de agua que entra en el vaso, es decir, cuanto abrimos el grifo.

Empezando a entender como usar el modo M

Una cosa que siempre me ha disgustado de cómo empezar a aprender el uso de una cámara de fotos es, el como funciona. Es decir, nos metemos a aprender que es el obturador, diafragma, iso y a menudo se nos escapa que son conceptos que se escapan a la comprensión inicial de quien está a la escucha. Le he dado alguna que otra vuelta de tuerca a ver si conseguía algo, pero cuando se usa ese esquema es por algo. Y es que es lógico que se tengan que enseñar las herramientas antes de entender del todo como interactuan.

En estos primeros conceptos intentaré exponer lo que significa disparar en manual y como tenemos que hacerlo para luego en posteriores entradas ir detallando los pasos. Espero que sea de utilidad este enfoque.

La cámara en los modos automáticos y escenas preestablecidas hacen los pasos que vamos a seguir de forma programada. Esta forma no es ideal, tiene sus errores, en muchas ocasiones decimos al realizar una toma que no es lo que queríamos obtener. Para ello hemos de entender como funciona nuestra cámara y como usar sus herramientas.

Hemos de tener claro que una cámara sólo capta la luz, no es un artilugio mágico que crea imágenes a partir de la nada. Capta la luz que entra por el objetivo y que atrapa con el sensor. De manera que dependiendo de la cantidad que entre, tendremos un resultado u otro.

Como norma, para hacer una toma correctamente necesitaremos una cantidad en concreto de luz, a la que denominaremos exposición correcta.
Si nos hemos quedado cortos, estará subexpuesta, oscura y si nos hemos excedido, sobreexpuesta o quemada, es decir,  blanca.

Pero no hay que asustarse, la cámara nos brinda una herramienta muy útil para indicarnos si vamos por buen camino. El expositómetro. Más adelante hablaremos con más detalle sobre él, de momento hemos de saber que el expositómetro nos indica mediante una escala de -3 a 3 los pasos de luz que tenemos actualmente en relación a la exposición correcta. Este dato suele estar en la parte inferior del visor.

¿Un paso de luz? Llamamos subir o bajar un paso de luz doblar o reducir a la mitad la cantidad de luz que dejamos pasar. Es la medida que usaremos para cuantificar la luz. No hablaremos de cantidades de luz sino cantidades relativas a la exposición correcta. Por ejemplo, nos ha salido subexpuesta porque estamos dos pasos por debajo de la exposición correcta.

Cuando regulemos la Iso, el obturador o el diafragma lo haremos en pasos o tercios de paso, que es como lo hacen las cámaras modernas. Y de ese modo podremos ir controlando la luz que recibe el sensor y llegar a conseguir la imágen correctamente.

Dicho esto, deberemos controlar la luz que incide en el sensor hasta que nuestro expositómetro nos indique cero para tener una exposición correcta.

Más adelante veremos que eso no es estrictamente cierto y aprenderemos a mejorar esa exposición con la ayuda de diferentes formas de medir la luz y con la ayuda del histograma, pero primero aprendamos que es la Iso, obturador y diafragma.

De ellos no solo depende la cantidad de luz que entre, sino que además definen el tipo de fotografía que obtendremos, congelada, movida, enfocando o no los fondos, etc…